domingo, 30 de noviembre de 2008

AFRICA AYUDA A LIMPIAR EL AIRE DE LA TIERRA

INFORME DE LA FAO

· Sólo un 4% de las emisiones de combustibles fósiles proceden de este continente
· La fotosíntesis de sus bosques absorbe una gran cantidad de CO2

El continente africano captura más dióxido de carbono del que emite a la atmósfera, lo que significa que ayuda a mejorar las consecuencias negativas del cambio climático, según los resultados preliminares de un estudio sobre el ciclo del dióxido de carbono en África.

Ese informe ha sido reali
zado por el organismo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en colaboración con otras instituciones.

"Las pruebas nos indican por ahora que África es un 'sumidero' de carbono, lo que significa que captura más carbono de la atmósfera del que emite", dijo en una nota de la FAO el coordinador del proyecto CarboAfrica, Riccardo Valentini.
Valentini destacó que "ello implica que África contribuye a reducir los gases de efecto invernadero, por lo que ayuda a mitigar las consecuencias del cambio climático".

Establecido en 2006 gracias a una financiación de 2,8 millones de euros del departamento de investigación de la Comisión Europea (CE), el programa analiza el ciclo del carbono en 11 países subsaharianos, y cuenta con la participación de quince organizaciones de África y Europa.

En espera de las conclusiones definitivas, que se publicarán en 2010, los primeros datos difundidos en la conferencia que desde hoy se celebra en Accra (Ghana) apuntan que el carbono capturado mediante la fotosíntesis en las amplias extensiones forestales y de sabanas es mayor que el lanzado a la atmósfera por la deforestación, los incendios y la degradación forestal. Este continente representa un importante porcentaje de los gases de efecto invernadero que se emiten por la deforestación y los incendios (entre el 17% y el 40%), mientras que de África proviene sólo un 4% del dióxido de carbono procedente de combustibles fósiles.


Para consolidar el equilibrio entre las cantidades de CO2 emitidas y capturadas, la agricultura desempeña una función "crucial".
"Tenemos que llegar hasta los campesinos africanos, enseñarles cómo usar su tierra y sus bosques, de forma que el ciclo del carbono sea nuestro aliado en la batalla contra el cambio climático", señaló también en el comunicado la representante de la Oficina Regional de la FAO en África, Maria Helena Semedo.

LOS PAÍSES RICOS CAEN EN LA FIEBRE AGRÍCOLA

La FAO advierte de que el aumento de las adquisiciones de tierras de cultivo extranjeras es "una forma de neocolonialismo"

Les prometieron puestos de trabajo. Una carretera mejor. Una nueva escuela. Toda la prosperidad anunciada procedería de "una de las mayores plantaciones de jatropa del mundo". Pero el jefe tribal que vendió las 38.000 hectáreas de tierras comunitarias en el norte de Ghana a la compañía noruega Biofuel Africa rubricó el acuerdo con su pulgar porque no sabía leer ni escribir.


Un año más tarde, "el proyecto de Tamale está paralizado porque la compañía se saltó todos los pasos legales, entre ellos un estudio de impacto medioambiental", explica por teléfono el funcionario de la Comisión de propiedad agrícola Bakari Nyari. "Pero miles de hectáreas de bosque ya habían sido arrasadas cuando se descubrió y la población local ha perdido su principal fuente de sustento" critica Nyari "Recuerda a los oscuros tiempos coloniales".

Hay en marcha una competición por las zonas más fértiles de África y Asia
La fuerte subida del precio de los alimentos y las grandes expectativas levantadas por los agrocarburantes han lanzado una competición entre los países ricos por las tierras más fértiles del planeta, sobre todo en África y el sur de Asia.
La compra de tierras no es un fenómeno nuevo, pero se ha acelerado tanto en los últimos meses que el director de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), un organismo de la ONU, Jacques Diouf, ha alertado que "puede estarse creando una forma de neocolonialismo", es decir los países pobres estarían produciendo comida para los países ricos a expensas de sus propios ciudadanoshambrientos.

Por un lado, estados con grandes poblaciones, pero escasas tierras arables, como Japón o Corea del Sur, quieren garantizar la seguridad alimentaria de su población. Planean cultivar grano fuera de sus fronteras y después transportarlo hasta su país para asegurar unos preciosrazonables.

El gigante Daewoo ha alquilado campos en Madagascar
Protección ante otra crisis
De esta forma, los estados que tienen que importar prácticamente casi todos sus alimentos como Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y otros países de Oriente Medio se protegen ante una nueva crisis alimentaria que dispare el precio de su cesta de la compra. O ante una posible retención temporal de grano en los países exportadores, por la que optó Tailandia en 2007.

Por otro lado, las multinacionales agrícolas han visto una nueva vía de negocio que podría reportarles grandes beneficios y han encontrado nuevos inversores que buscan nichos de mercado a salvo de la actual crisis económica. Por ejemplo, hace dos semanas el gigante de la electrónica surcoreana Daewoo cerró un acuerdo para alquilar por 99 años un millón de hectáreas en Madagascar. Su objetivo es producir cinco millones de toneladas de maíz para 2023. El banco de inversión de EEUU Morgan Stanley compró 40.000 hectáreas en Ucrania. Y la lista sigue creciendo.

Los países que importan alimentos quieren reducir su vulnerabilidad
"Estamos acostumbrados a ver compras de 100.000 hectáreas. Ahora pueden llegar a ser de un tamaño incluso diez veces superior. No hay precedentes", reconoció al diario Financial Times Carl Atkin, consultor de la compañía británica Bidwell Agribusiness.
A diferencia de los terrenos urbanizables, lastrados por la actual crisis inmobiliaria, el bajo precio de las tierras agrícolas se ha disparado en 2008, con el mayor aumento en 15 años, según la Royal Institution of CharteredSurveyors (RICS).
Cedido el 15% de Laos
Laos, uno de los países más pobres del sur de Asia, es uno de los ejemplos más claros. Entre dos y tres millones de hectáreas de tierras arables el 15% del territorio han sido entregadas a compañías extranjeras, a menudo a través de la mediación de gobiernos foráneos. Tailandeses, vietnamitas y malasios controlan las plantaciones de caucho y azúcar del sur. Japoneses e indios tienen plantaciones de eucaliptus para la fabricación de papel en el centro. Y empresas chinas se han instalado en el norte para cultivar arroz.
Como consecuencia, numerosos campesinos de Laos han sido desplazados de sus tierras por las autoridades comunistas a cambio de compensaciones mínimas. Se han quedado de golpe sin dinero para comprar alimentos ni terrenos donde cultivarlos.
"Muchas de las compañías que están invirtiendo en el extranjero se llevan sus propios trabajadores y su tecnología, casi no generan empleo", declara Devinder Sharma, director del Foro de Biotecnología y Seguridad Alimentaria de India. "Se producen cada vez más alimentos, pero se reparten peor. Las políticas de outsourcing agrícola son un crimen", sentencia.

http://www.publico.es/internacional/179022/paises/ricos/caen/fiebre/agricola
>

CAMBIO CLIMÁTICO. ¿PORQUÉ DEBERIA IMPORTARNOS?

La escasez de agua o alimentos y la subida de las facturas eléctricas son algunas de las consecuencias del cambio global para los ciudadanos

El cambio climático se debe a la emisión de gases de efecto invernadero por el uso de combustibles fósiles. Más allá de la teoría, repetida hasta la saciedad por expertos y políticos, el fenómeno conlleva una serie de consecuencias irreversibles en la vida cotidiana, desde la escasez de agua y de alimento hasta otras menos conocidas como el incremento de las facturas de suministro de agua, luz y electricidad, la subida de las primas de seguros, o el aumento de las enfermedades tropicales.


"El calentamiento no se puede curar, debemos aprender a vivir con él"


A pesar de las teorías escépt
icas, alentadas por personajes como el presidente checo Vaclav Klaus, prestigiosos expertos mundiales del clima como Brian Fagan, profesor emérito de la Universidad de California (EEUU), hablan de un "largo verano". En los últimos 420.000 años se han sucedido cuatro eras glaciares, de 100.000 años de duración cada una, con interludios cálidos entre una y otra. Desde hace 15.000 años vivimos el último de estos interludios, en el que ha surgido una novedad: el calentamiento global antropogénico, es decir, producido por la actividad humana.

Algunos de los efectos del fenómeno son ya visibles, pero en general se trata de un problema a largo plazo. Por eso muchos países son reticentes a comprometerse y adoptar medidas para reducir sus emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera. Y es que, aunque éstas se estabilizaran, la temperatura aún tardaría unos cuantos siglos en hacerlo. A Fagan le gusta decir que el calentamiento del planeta "es como una enfermedad crónica: no se puede curar, pero debemos aprender a vivir con ella".


Los efectos sobre los ciudadanos son tanto directos como indirectos
Para Miquel Àngel Rodríguez, investigador del Laboratorio del Clima del Parque Científico de Barcelona, el problema del cambio climático se ha enfocado habitualmente desde el análisis de un efecto sectorial concreto. Por ejemplo, "hay gente que, para ganarse la vida, realiza actividades que dependen de los factores ambientales, como un agricultor, que vive del agua, o un hotelero, cuyo negocio depende del buen tiempo".

Hay, además, un efecto indirecto sobre el ciudadano que ejerce una actividad que, en principio, no parece ligada a factores ambientales. "Si la actividad económica del agricultor deja de ser rentable", prosigue Rodríguez, "dejará de producir, y el ciudadano se encontrará con productos que vienen de fuera, lo cual acabará repercutiendo en su bolsillo".


El cambio climático, en definitiva, puede afectar, ya sea directa o indirectamente, al tipo de vida de cualquier ciudadano. Éstas son algunas de las 10 principales consecuencias del calentamiento.

Las diez razones para tenerlo en cuenta


1. Clima

Huracanes, incendios, sequías, tormentas, olas de calor... La década pasada fue la más cálida de los últimos 1.300 años. En 2003, una ola de calor costó la vida a más de 30.000 personas en Europa. Y la temperatura irá ascendiendo, hasta en seis grados a finales de siglo. Según informes de la ONU, el aumento del nivel del mar, sobre todo cuando se derritan los polos, provocará fuertes trombas de agua, afectando a dos millones y medio de personas al año para el 2080.
Hace unos meses, un estudio publicado en Nature probaba que los ciclones son más feroces ahora que hace 25 años. Cuando el agua se caliente un solo grado más, los huracanes de mayor nivel crecerán un 31%. “El gran cambio en la vida cotidiana de los ciudadanos será que tendrán que integrar las informaciones climáticas de su región y gestionar sus decisiones en función de éstas, a corto y medio plazo”, explica Rodríguez.

2. Consumo

La tendencia climática actual, según cuenta Rodríguez, comportará problemas con el suministro de agua y electricidad. “El ciudadano se verá sometido a riesgos que antes no tenía: no podrá prever cuándo se producirá la próxima sequía u ola de calor que provoque un pico de consumo energético y, por tanto, una caída del sistema eléctrico”, explica.

La producción hidroeléctrica en los países mediterráneos disminuirá, al menos, un 25% en los próximos años, pero nuestra demanda será cada vez mayor. Las compañías tendrán que abonar impuestos por las emisiones provocadas por el petróleo, que será más caro.

Como consecuencia, el ciudadano pagará más por las facturas de suministro de agua, gas y electricidad. Y tendrá que plantearse de forma responsable cómo mejorar el consumo dentro de casa para disminuir la contribución a la emisión de gases de efecto invernadero.

3. Economía

Los costes socioeconómicos ocasionados por las inclemencias meteorológicas y las variaciones del clima se han cuadruplicado en los últimos 40 años, según un estudio del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). A los efectos derivados de la pérdida de vidas humanas se sumarán los efectos sobre la economía, sobre todo en los países pobres. A escala global, se calcula que las pérdidas económicas asociadas a desastres naturales han pasado de 131.000 millones de dólares en la década 1970-1980 a 629.000 millones de dólares en los años noventa.

Como consecuencia, se augura una corrección al alza de las primas de seguros o bien que algunos riesgos pasen a considerarse de nuevo como no asegurables, comportando el retiro de la cobertura. En la actualidad, las compañías de seguros sólo pagan un 5% de las pérdidas económicas en Asia y América del Sur y del 10% en África.

4. Alimentos

El investigador del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona Francesc Piferrer publicó este verano un estudio que afirmaba que la temperatura a la que están sometidos los peces durante su desarrollo temprano es lo que determina si será macho o hembra. Carlos Duarte apuesta por la acuicultura cuando llegue el momento en el que no podamos vivir del mar.

Pero la producción de carne también puede peligrar. El biólogo recuerda cuántos litros de agua se necesitan para producir un filete: “¡7.000 litros, una piscina entera!”. Algo totalmente insostenible teniendo en cuenta la escasez de agua.

El vegetarianismo no será una cuestión ideológica, sino una necesidad. Miquel Àngel Rodríguez piensa que en el llamado primer mundo no habrá problemas de abastecimiento de alimentos, porque los traeremos de fuera, aunque a un precio elevado.

5. Especies

Los informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC) ofrecen cifras desalentadoras: entre el 20% y el 30% de las especies animales y vegetales del planeta se extinguirá irremediablemente si el calentamiento prosigue al ritmo actual. Si están en lo cierto, dentro de 50 años se habrán perdido alrededor de 1,5 millones de especies. Hay cifras aún más pesimistas. El abogado especializado en temas de medio ambiente Sergio Bulat afirma en su libro Planeta frito (Ediciones Urano) que se perderá un 60% de especies en determinadas áreas montañosas para el año 2080.

Hay casos conocidos de especies amenazadas, como el de los pandas o los elefantes, pero también lo están muchos microorganismos que no vemos pero que proporcionan servicios como la limpieza del aire o del agua, un servicio que tendrán que compensarse con trabajo humano y mucho dinero.

6. Agua

“El futuro de la población humana está vinculado la disponibilidad del agua, y cada vez lo estará más”. Lo dice el biólogo galardonado con el Premio Nacional de Investigación Carlos Duarte, que el año pasado participó en la primera expedición española al Ártico. En septiembre pasado se perdió el equivalente al hielo ártico que se ha fundido en los últimos 15 años.

No hace falta ir tan lejos. Una investigación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología señala que los glaciares de los Pirineos, los únicos activos de todo el país, desaparecerán antes de 2050 debido al aumento progresivo de la temperatura, un total de 0,9 grados desde 1890 hasta ahora. La consecuencia del deshielo de los glaciares de montaña, que son una de las principales reservas de agua dulce, es que más de mil millones de personas padecerán restricciones en todo el mundo; no sólo en África o Asia, sino también en los países mediterráneos.

7. Demografía

Según un estudio del Georgia Institute of Technology y de la Universidad de Hong Kong, existe una conexión entre los cambios en la temperatura y las guerras porque esos cambios afectarán a la disponibilidad del agua, la extensión de los cultivos y la fertilidad de los terrenos. Los más perjudicados serán, como es habitual, los países más subdesarrollados, que no tienen medios para adaptarse a esta nueva realidad.

La situación, sin embargo, afectará también a los desarrollados. “Llegarán refugiados, no sólo económicos y ambientales, sino también por distintos conflictos bélicos”, afirma Miquel Àngel Rodríguez. La presión demográfica será brutal y agravará la brecha entre ricos y pobres. “Otra de las consecuencias”, prosigue el investigador del Laboratori de Recerca del Clima, “es que el mundo será más inestable desde el punto de vista político”.

8. Transporte

El Gobierno español está intentando reducir los mayores focos de emisión de CO2, que se encuentran en el sector energético y en el de los transportes. El primero de ellos ya ha entrado en el mercado de derechos de emisión: cada empresa paga su trozo de tarta en función de lo que consuma.

En el caso del transporte, una de las soluciones es reducir el privado mediante el carsharing (“coche compartido”), un sistema de movilidad basado en una flota de coches compartida por muchos ciudadanos. La consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, María Jesús Ruiz, presentó recientemente cifras reveladoras. “Los vehículos privados cuentan con un ratio de ocupación de 1,2 personas por coche. Si aumentase un 10%”, hasta las 1,32 personas, en una ciudad de 250.000 habitantes, “se reduciría el número de vehículos en 16.250, las emisiones de CO2 en 21 toneladas y el espacio ocupado en 50.000 metros cuadrados”.

9. Turismo

La vida cotidiana de los que se dedican al sector turístico y de ocio puede verse afectada de forma indirecta por el cambio climático. Los expertos reconocen que la mayor parte de la actividad turística en España, por ejemplo, depende de si hace o no buen tiempo en verano. Si el tiempo en Europa se vuelve mucho más benigno por el aumento de las temperaturas, será más complicado que la gente venga a España.

Por otra parte, “si en el futuro hay menor disponibilidad de agua”, explica Miquel Àngel Rodríguez, “el factor que antes se sacrificará será el ocio, y el último, el uso doméstico”. Llegará un momento en el que la escasez de agua será muy elevada, pero la demanda lo será también. Y entonces será el ocio el que se verá alterado: balnearios, lugares públicos con grandes fuentes, parques acuáticos y de ocio... “Este efecto se notará en los precios, que subirán, y en la calidad de vida de las personas”, añade.

10. Infecciones

Trastornos respiratorios y digestivos, alergias, enfermedades tropicales... Expertos como el doctor Rogelio López Vélez, responsable de la Unidad Médica Tropical y Parasitología Clínica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, alertan de que la salud humana es extremadamente sensible al clima, sobre todo en el caso de enfermedades de las que son portadores los mosquitos: chikungunya, dengue, malaria o cólera, entre las más conocidas.

Miquel Àngel Rodríguez, del Laboratorio del Clima del Parque Científico de Barcelona, advierte de que estas enfermedades exóticas no son debidas al cambio climático en Europa, aunque sí en África. “Las enfermedades tropicales emergentes hoy en día están relacionadas con el tráfico mundial de viajeros y de mercancías. En el futuro, cuando el cambio climático sea mucho más marcado, sí puede ser que proliferen ciertos organismos”, dice.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Ninguna Comunidad Autónoma cumple el Protocolo de Kioto.

El Protocolo de Kioto sólo permite a España aumentar un 15% sus emisiones de gases de efecto invernadero a partir de este año hasta 2012, respecto a 1990. Sin embargo, no sólo el conjunto del país supera con creces esta cifra (un 52,3%) sino que ninguna comunidad autónoma está en el 15% permitido ni por debajo de él. Según el Informe de emisiones de gases de efecto invernadero 2007 por comunidades autónomas, presentado hoy por CCOO, todas las comunidaes aumentaron sus emisiones por encima de lo máximo permitido.

Entre los mayores incrementos destaca La Rioja, con un 128% más en 2007 respecto a 1990, debido a la entrada en funcionamiento de la central de ciclo combinado de Arrúbal (Arrabal), que emite 1,4 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) anuales, lo que supone el 34% de las emisiones de La Rioja.
De hecho, la industria de cada zona determina su nivel de emisiones de CO2. Así, comunidades autónomas productoras de energía, con centrales térmicas de carbón, ciclo combinado, refinerías de petróleo, siderurgias, o con fábricas de cemento, cal o papel son las más contaminantes. Mientras, las consumidoras de energía procedentes de otras regiones no computan como contaminantes. De esta forma, por su tejido industrial, hay comunidades como Castilla y León, con el 9,9% de las emisiones totales, Galicia (8,1%), Asturias (7,5%) y Comunidad Valenciana (7,5%) que tienen mayor peso en la generación de emisiones que Madrid (6,4%), a pesar de que ésta es la segunda comunidad en número de habitantes, después de Andalucía.

En el total de las emisiones de España, el 36% está causado por sólo 120 industrias. La que más contribuye es la central térmica de carbón de As Pontes (8,9 millones de toneladas de CO2), seguida de la térmica asturiana de Hidrocantábrico, Aboño (7,8).

En las regiones con más población, las emisiones difusas (correspondientes al sector del transporte y a la vivienda) tienen mayor peso. Así, Catalunya acapara el 14,6% del total de estas emisiones, lo que se corresponde con el 15,9% de su población en el conjunto de España; Andalucía alcanza el 13,5% de los gases de estos sectores (17,8% de población) y Madrid, el 9,9% de las emisiones (10,8% de habitantes).

Los datos desglosados indican que el cumplimiento del Protocolo de Kioto no es responsabilidad exclusiva del Gobierno, ya que las comunidades tienen competencias en urbanismo, movilidad u opciones energéticas, que son determinantes en la emisión de CO2, explicó el coordinador de Medio Ambiente de CCOO, Fernando Rodrigo.

La producción eléctrica y el cemento

El nivel de desarrollo influye en las emisiones de cada comunidad. Baleares, Canarias, Cantabria, Catalunya, Comunidad Valenciana, Madrid y País Vasco emiten menos que su contribución al PIB, ya que no tienen industrias muy contaminantes.

El sector eléctrico sigue siendo el mayor contribuyente a las emisiones totales. Sólo las 19 centrales térmicas de carbón suponen el 15,7% del total, con 69 millones de toneladas. Las cementeras emitieron el año pasado 27 millones y las refinerías de petróleo 15 millones.

sábado, 8 de noviembre de 2008

CRECER O NO CRECER

¿Es posible crecer ilimitadamente en un mundo con recursos limitados?
Expertos y pensadores plantean la posibilidad de tender al decrecimiento

¿Desaceleración? ¿Recesión? ¿Crisis consolidada? Los titulares de la prensa de los últimos meses han desatado la alarma sobre lo que algunos pensadores, economistas y ecologistas revolucionarios consideran un desastre anunciado. ¿Realmente nos hemos creído que es posible un crecimiento ilimitado en un mundo limitado? Ésta es la pregunta que los impulsores de este movimiento en auge que no nuevo, llamado decrecimiento, lanzan al aire al tiempo que responden con rotundidad: no es posible continuar creciendo a este ritmo porque no hay recursos naturales suficientes.

(Ilustración: Akirant)
Desde el siglo XVIII se ha transformado el 45% del territorio del planeta. Hoy, las ciudades ocupan el 2% de todos los continentes y crecen a un 0,25% anual. En el último siglo, la población se ha cuadruplicado �y continúa creciendo un 1% cada año� y el consumo energético y de agua por persona se ha multiplicado por 20. Científicos y decrecentistas nos alertan: «¡Hemos sobrepasado la capacidad de carga de la Tierra!».

Y es un desastre anunciado porque ya lo habían advertido expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en los 70 cuando prepararon un informe para el Club de Roma, y mucho antes Mahatma Gandhi, y mucho antes los mismos economistas clásicos, como John Stuart Mill o Joseph Schumpeter, quienes auguraban que la acumulación indefinida no era posible y que tarde o temprano vendría el estancamiento. Pero la euforia económica de la segunda mitad del siglo XX trajo consigo la amnesia y pronto el mundo se olvidó de sus propios límites.
La teoría del decrecimiento se presenta como una alternativa, una tercera vía hacia un mundo más feliz, que va más allá del desarrollo sostenible (al que considera un oxímoron), pero más que proponer una solución concreta pretende romper con la creencia arraigada equiparable, según sus impulsores, a la fe religiosa de que el crecimiento económico aporta bienestar. El Producto Interior Bruto (PIB), dicen, es un indicador irreal, pues no tiene en cuenta el valor de los recursos naturales, que deberían estar integrados en la economía, ni los valores intangibles que sí repercuten en el flujo económico (como el trabajo doméstico o el deterioro de la vida social debido a un exceso de trabajo), ni la calidad de vida de las personas.

El sistema económico necesita un crecimiento continuado para mantenerse.
La idea es que hoy no somos más ricos porque tengamos más coches, sino más pobres porque tenemos menos selva amazónica. En palabras del antropólogo y economista francés Serge Latouche, uno de los actuales guías de este movimiento, vivimos en «una dictadura del índice de crecimiento» que «fuerza a las sociedades desarrolladas a vivir fuera de toda necesidad razonable». Es decir, la economía actual no puede sobrevivir sin dejar de crecer, de modo que cualquier desaceleración en el crecimiento supone un duro golpe a sus cimientos, y su buena salud pasa por continuar creciendo exponencialmente. La acumulación indefinida de bienes y servicios es, de hecho, el motor del actual modelo económico. Y no es cuestión de capitalismo o socialismo, señalan, ya que todos los modelos conocidos hasta ahora se han basado en el crecimiento.

Latouche recuerda la infelicidad que está provocando el modelo vigente, con un índice cada vez mayor de suicidios, ansiedad, miedo y necesidad de protegerse de los efectos adversos del desarrollo. Precisamente, el sistema de acumulación exponencial que mantenemos hoy es, según él, el que conduce a la enfermedad social llamada consumismo, que genera una avidez ilusoria y nos hace despreciar los objetos que tenemos aún válidos, pero no nuevos para desear los que no tenemos y que el mercado nos ofrece en bandeja. Un sistema que ha llegado a su propia contradicción, ya que el ritmo acelerado de producción de bienes sería casi inversamente proporcional al ritmo de pérdida de recursos naturales. «La rueda gira cada vez más rápido sólo para mantenernos igual, o peor», explica Ernest García, catedrático de Antropología en la Universidad de Valencia.
El decrecimiento invita a adoptar voluntariamente un estilo de vida más sencillo.
Por eso, más que nunca, para los decrecentistas, el objetivo es romper con la actual tendencia y devolver el medio ambiente a la esfera de los intercambios comerciales. Nicholas Georgescu-Roegen, padre del concepto, fue uno de los primeros en detectar las fisuras en el sistema económico y alertó de que éste no se correspondía con las leyes físicas y biológicas. De esas fisuras, dicen sus defensores, surgen problemas como la pobreza. Para ellos, algo está fallando cuando las acciones de una empresa suben al despedir masivamente a sus trabajadores o cuando las guerras aumentan el PIB de algunos países. «La máquina puesta en marcha para crear bienes y productos es la misma que crea sistemáticamente la miseria», dijo el ex diplomático iraní Majid Rahnema. Nuevos indicadores como la huella ecológica se alzan como alternativas más realistas al denostado PIB.

¿Cuál es la solución?
El decrecimiento no se refiere a una desaceleración o un crecimiento negativo del PIB, sino a una ausencia de crecimiento económico en favor de un aumento del bienestar, acompañado de una reducción demográfica. El lema es «vivir mejor con menos»... ¿pero cómo? En este punto es donde se bifurcan los distintos teóricos. Están los que exigen renunciar a toda tecnología, los que auguran el fin de la civilización humana, los que proponen una reducción drástica de la población o los que confían en la sensatez del hombre para hacer una transición gradual hacia una sociedad del bienestar verdadera. «Se trata de mantener cierto nivel de vida. Más lento, más pequeño, mejor», dice Ernest García. En todo caso, la transición hacia el decrecimiento no puede plantearse en términos económicos, recuerda Latouche.

Así pues, no existe un modelo definido, pero sí sugerencias de una sociedad futura basada en la cooperación, la eficiencia y el respeto a la naturaleza, donde la tecnología adecuada, como las energías renovables, nos permitirían mantener muchos de los hábitos de vida a los que estamos acostumbrados. «No es cuestión de volver a las cavernas», añade el catedrático, para alivio de muchos. Pero... ¿qué tienen de malo las cavernas?, se pregunta Latouche.
Negavatio
Una propuesta para calcular la energía ahorrada.

En 1989, Amory Lovins, del Rocky Mountain Institute de Estados Unidos, acuñó el término negavatio para referirse a la unidad de medida para la eficiencia energética, o lo que es lo mismo, de la energía ahorrada. Durante una célebre conferencia en Montreal, Lovins criticó el enorme e inútil gasto que EEUU asumía en suministrar electricidad, cuando se podía hacer de manera mucho más barata y eficiente. Concretamente, el concepto del negavatio consiste en invertir para hacer más eficiente el consumo energético en lugar de hacerlo para generar más energía. Los beneficios serían tanto para la economía como para el medio ambiente.

Lovins especuló acerca de un posible mercado en el que se pudiera negociar con estas unidades.

Podemos ser cuatro veces más eficientes.

En 1972, un informe elaborado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) por encargo del Club de Roma dejó atónito al mundo al plantear que el crecimiento ilimitado no era posible en un mundo limitado. Casi 15 años después, el Club de Roma encargó un nuevo informe, esta vez escrito por A. Lovins, autor del negavatio, y E.U. von Weizsäker, del Instituto Wuppertal de Alemania. El informe afirmaba que con la tecnología disponible era posible multiplicar por cuatro la eficiencia e incluso aumentar el bienestar reduciendo a la mitad el consumo de los recursos y conservando el resto. Pero la eficiencia tiene un temido efecto rebote conocido como la paradoja de Jevons que hace que el consumo de un recurso aumente cuando se incrementa su eficiencia.

Todo lo que no tiene en cuenta la economía.

Fue en 1968 cuando pensadores como Ivan Illich utilizaron por primera vez este concepto enmarcado en una crítica al economicismo. El disvalor se refiere a las pérdidas que no se pueden calcular en términos económicos. El filósofo alemán, conocido iconoclasta, puso como ejemplo la imposibilidad de estimar desde la economía la pérdida que le supone a un individuo la ausencia de pies en un mundo dominado por el automóvil: «El economista no tiene ningún medio de valorar qué le pasa a una persona que pierde el uso efectivo de sus pies porque el automóvil ejerce un monopolio radical sobre la locomoción». En la misma línea, otros autores critican la incapacidad de la economía para calcular el valor de los factores que aumentan el bienestar, como el tiempo libre.

Un cambio de vida hacia la simplicidad.

Adoptar la simplicidad como modo de vida es el lema de varios de los movimientos que surgen paralelos al decrecimiento. Uno de ellos es el downshifting (rebajar nuestro ritmo de vida), muy similar (y de hecho se han unido) al movimiento Slow (apología de lo pausado). El estilo de vida slow o downshifted supone trabajar menos y dedicar más tiempo al bienestar: a estar con amigos y familia, a comer despacio, a pasear y deleitarse. Las posibilidades de lograr un downshift son más altas en las ciudades pequeñas (según el movimiento Slow, con poblaciones de no más de 60.000 habitantes). Se trata de cambiar el esquema de valores y el orden de prioridades en una sociedad en la que se dedica hasta diez veces más horas al trabajo que a los hijos.

Lo que nos dice la teoría de la termodinámica.
El economista rumano Nicholas Georgescu-Roegen fue el padre de la economía ecológica o bioeconomía, por lo que es tenido también como maestro por los teóricos del decrecimiento. Georgescu se replanteó la validez de la economía neoclásica –la vigente– al estar ésta desvinculada de la realidad física y biológica. La gran novedad de este teórico revolucionario fue incorporar a la economía las leyes de la termodinámica. Concretamente, Georgescu se basó en la entropía (segundo principio de la termodinámica) para hablar de la inevitable escasez económica: toda producción supone una reducción de la energía. El crecimiento era, pues, perjudicial y paradójico, por estar destinado a terminar con los recursos, necesarios precisamente, para crecer.

En busca del indicador más fiel a la realidad.

El fracaso del PIB como indicador del nivel de vida de una sociedad ha llevado a varios economistas a pensar en un nuevo medidor que incluya otros muchos parámetros, incluidos los del medio ambiente. Uno de los nuevos indicadores es la HANPP (Apropiación Humana de la Producción Primaria Neta de Biomasa), que mide la pérdida de biodiversidad. Pero éste no mide tampoco todos los aspectos que afectan a la realidad, por lo que se barajó la idea de crear un PIB verde o Índice de Bienestar Económico Sostenible (ISEW) o el Índice de Progreso Genuino (GPI). Quizás el medidor más extendido sea la huella ecológica, que calcula las hectáreas que cada persona necesita para satisfacer su vida, incluso para absorber el CO2 emitido.

El Gobierno brasileño anuncia que hay 629 especies en peligro crítico de extinción

El número de variedades amenazadas se ha triplicado en los últimos 15 años

El arara juba ('Guaruba guarouba'), considerado el ave nacional, es una de las más de 600 especies que corren serio peligro de desaparecer. (Foto: AFP)


Es una referencia para la conservación de especies porque es el país con mayor cantidad del mundo. Con una superficie de ocho millones de kilómetros cuadrados (16 veces España) alberga el 10% de los mamíferos y el 13% de los anfibios.

Un informe oficial ha reconocido la magnitud del riesgo que se corre. Al menos 627 especies están en vías de desaparición inminente, según reconoce el Libro Rojo de la fauna brasileña amenazada de desaparición y que fue presentado en Brasilia por el ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc.

Según declaraciones que recoge la agencia AFP, el político reconoció que "el número de especies en riesgo se ha triplicado en 15 años", una cifra que utilizó para llamar la atención sobre la tendencia regresiva que sufre la conservación de la biodiversidad en el gigante suramericano.

Según Minc, las causas principales que ponen en peligro la fauna brasileña son la deforestación, los incendios, la
transformación de los bosques nativos en cultura de soja o en pastos, la invasión de las zonas protegidas de los parques por actividades humanas, el tráfico de animales salvajes, el uso de químicos que afectan a toda la cadena alimentaria y la pesca excesiva.

Las especies amenazadas son 69 m
amíferos, 160 aves, 20 reptiles, 16 anfibios, 154 peces y 208 invertebrados. La anterior lista databa de 1989 y tenía 218 especies.
Significativamente, el 60 % de las especies amenazadas son propias de la Mata Atlántica, el ecosistema boscoso, húmedo y de temperaturas suaves que ocupaba gran parte de la costa brasileña y del que apenas queda nada, pues las cercanías del mar han sido las áreas más ocupadas por el hombre durante siglos.

En la cuenca amazónica se ha listado un total de 57 especies como en máximo peligro. Esta vez también se ha incluido como al borde la extinción al manatí ('Trichechus inunguis') el mamífero de agua dulce que está en franca regresión y cuya ausencia está generando graves desequilibrios en los ecosistemas fluviales pues era el herbívoro que regulaba la presencia de materia vegetal en el agua.

En muchos lugares de la cuenca, la vegetación acuática está cubriendo lagos y zonas de poca corriente, oscureciendo el agua y acabando con la vida de debajo debido a la ausencia del mamífero acuático.

Descenso en las poblaciones de lemmings en Noruega

El cambio climático amenaza más la existencia de los lemmings que su presunta tendencia al suicidio. Ésta es la conclusión a la que han llegado científicos noruegos en un artículo que se acaba de publicar en la revista Nature.

La cantidad de estos pequeños roedores en la región sur del país ha sufrido un fuerte descenso, debido a que en el invierno con frecuencia desaparece o se modifica la capa de nieve allí. Esta evolución amenaza a la población de lemmings en la zona, indicó el equipo encabezado por los biólogos Nils Stenseth y Kyrre Kausrud de la Universidad de Oslo.

El cambio principal y más visible fue, según los expertos, la ausencia de la explosión poblacional de lemmings, que en pasado oc
urría regularmente cada entre tres y cinco años. Sin embargo, según este nuevo estudio, el último gran aumento se población se produjo en 1994.

Los científicos sospechan que las poblaciones de estos roedores han dejado de crecer debido al aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático. Al parecer, el calentamiento impide que se formen unas cavidades entre la capa de nieve y el suelo que los lemmings necesitan para encontrar las plantas de las que se alimentan, así como para protegerse de sus depredadores. Como hace más calor, la nieve se queda húmeda en primavera y estos agujeros no se forman.

Las observaciones de los investigadores sugieren, por lo tanto, que el aumento de las temperaturas ha privado a los lemmings no sólo de uno de los accesos más importantes que usan para comer, sino del escondite crucial que usan para protegerse de los zorros y otras especies que les atacan siempre que pueden.
"El número de lemmings está cayendo y los picos de su población están desapareciendo", asegura Nils Stenseth, de la Universidad de Oslo, que ha dirigido el estudio.

Las migraciones masivas que se producían para la búsqueda de alimento, durante las cuales grandes grupos de lemmings se arrojaban al agua para nadar, condujeron al surgimiento del mito de los presuntos "suicidios masivos".
Sin embargo, en realidad, tras un fuerte incremento de la población aparecían el hambre y la agresividad en la competencia por el escaso alimento. Ambos causaban una importante reducción de la población.

Ahora, el cambio climático se ha convertido en una amenaza para su futuro, pero de momento, no hasta el punto de convertir a los lemmings en una especie amenazada. "Afortundamente, todavía estamos lejos de se encuentren en riesgo de extinción", señala Stenseth
.
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/11/06/ciencia/1225967476.html


domingo, 19 de octubre de 2008

AUMENTA EL "HAMBRE ESTACIONAL" CON EL CAMBIO CLIMÁTICO EN LOS PAÍSES CON MÁS DESNUTRICIÓN.

El trastorno en las lluvias afecta a la productividad de los cultivos
Aumenta en 75 millones el número de hambrientos en el planeta
Se precisan 3.000 millones para salvar a 19 millones de desnutridos



La crisis alimentaria mundial es el resultado de un cúmulo de circunstancias en cuya base se encuentra la especulación sobre los precios, pero está siendo agudizada por los trastornos que está causando el cambio climático y por la producción de biocombustibles. Ambos factores agravan el 'hambre estacional' que cada año se produce en amplias zonas del planeta.
Sequías imprevistas, inundaciones desastrosas y el cambio en el régimen de lluvias están afectando en mayor medida a los pequeños agricultores y, en general, a millones de familias que viven de los recursos naturales.

En total, los datos oficiales de Naciones Unidas hablan de que, desde hace un año, ha aumentado en 75 millones el número de hambrientos del planeta, alcanzando la cifra de 923 millones, entre los que la mayoría son niños, ancianos y enfermos.

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, que hoy se conmemora, la Organización Mundial de la Alimentación (FAO) ha lanzado un informe que alerta de los riesgos que suponen el cambio climático y los biocombustibles para millones de familias que viven en la pobreza. Son fenómenos que determinan tanto la dificultad de acceder a la comida y al agua potable, como la expansión de enfermedades relacionadas con el calentamiento global. Sus efectos, según auguran, serán más visibles en cinco años si no se toman medidas.

Desde la ONG Acción contra el Hambre, su director general, Olivié Longué, reconocía que, junto al impacto de los 'agrocarburantes', como prefiere llamar a los biocombustibles, ha sido la pura especulación la responsable del 40% de la subida de precios de los alimentos, al tratar al trigo o el maíz como otra materia prima.

"Lo cierto es que en 2007-2008 la producción mundial ha aumentado un 2%, lo que es una cosecha récord. Otra cosa es que la distribución no sea la adecuada. Y el problema es que la crisis la sufren más los pequeños agricultores. De hecho, el 60% de los niños desnutridos son hijos de agricultores", recuerda Longué.

La cifra más preocupante es la de los 19 millones de niños que sufren malnutrición severa aguda, una fase de la enfermedad del hambre que puede ser mortal. De ellos, cinco millones morirán si no se les suministra un remedio. Los supervivientes puede que sufran déficits psíquicos y físicos toda su vida.

Desde ACH, sin embargo, destacan que "con 3.000 millones de euros se daría cobertura nutricional a los 19 millones", es decir, 300 veces menos que el plan de rescate financiaron de la Unión Europea. Ese dinero incluiría el diagnóstico, el tratamiento e incluso proyectos de acción social, para formación en nutrición de las familias.

La organización, que apoya a 4,2 millones de personas víctimas de la malnutrición, acaba de producir y presentar el documental '854', rodado en el Sahel y dirigido por David Muñoz, como parte de su campaña 'End Malnutrición' (El fin de la malnutrición'). Gabriel Villarrubia, técnico de la ONG en Angola, ha sido testigo de los efectos del cambio en el clima sobre el terreno: "He comprobado en el Sahel africano llueve menos, pero en Angola el problema está en que las lluvias no llegan cuando deben. Llueve en septiembre, se siembra, y luego deja de llover, con lo que el maíz se pierde o se produce muy poco. Por ello sería interesante que cambiaran a otros cultivos más flexibles y ello requiere formación y recursos", explicaba ayer.

En ACH, de hecho, han puesto en marcha al sur del Sáhara un sistema de vigilancia por GPS para los nómadas tuaregs, que de este modo pueden saber dónde están los pastos y el agua para llevar a su ganado.

Segunda revolución verde
Como indican los informes de la FAO, Longué también defiende la necesidad de una "segunda revolución verde" en la que se mejore el rendimiento de las semillas, sin necesidad de transgénicos (en las que hay que pagar una patente y no se reutilizan), haya una formación agrícola que potencie la tracción animal (frente al trabajo manual) y en los cultivos sean más nutritivos.

En Bruselas,
Ayuda en Acción ha pedido un tratamiento específico para el sector agrícola de los países en desarrollo, frente a unos acuerdos comerciales en la Unión Europea que constituyen una amenaza más que una ayuda.

Lara Hurtado, coordinadora en Guatemala de la organización, ha hecho hincapié en el papel de los agrocombustibles en la crisis de precios de los alimentos. "Sólo en la UE, en 2007 se utilizaban 2,85 millones de hectáreas a estos agrocombustibles", ha afirmado con motivo del Día Mundial.

Entre los ecologistas, Amigos de la Tierra denuncia que el objetivo marcado por la UE de introducir un 10% de agrocombustibles en transporte para el año 2020 ha motivado una "enorme especulación en los mercados" y ha reiterado la necesidad de que en el ámbito comunitario "se deje de alentar una industria tan perjudicial con sus objetivos obligatorios".

Según Greenpeace como resultado de una combinación de factores (como el aumento de temperaturas, pérdida de tierras cultivables, escasez de agua, condiciones meteorológicas extremas, enfermedades vegetales o aumento de plagas), la producción alimentaria china caerá un 23% en 2050 con respecto a los niveles de 2000; una situación que también se dará en muchos otros países.
Esta organización pide a los gobiernos el incremento de las inversiones públicas en investigación y desarrollo de modelos de producción 'agroecológicos', suspender las ayudas a los transgénicos y una prohibición de las patentes sobre semillas.

sábado, 4 de octubre de 2008

EL CASQUETE HELADO DEL OCÉANO ÁRTICO REGISTRA LA MAYOR PÉRDIDA DE VOLUMEN DE LA HISTORIA.

El pasado mes de septiembre alcanzó el segundo récord de deshielo
Los científicos confirman la tendencia negativa continuada desde hace 30 años

La extensión del hielo tras el verano de 2008. La línea rosada marca la media de los últimos 30 años. (Foto: NSIDC)
Actualizado viernes 03/10/2008 13:49 (
CET)

MADRID.- Se había bajado la guardia por el hecho de que no había habido récord. La fusión del hielo marino en el océano Ártico este verano no fue tan intenso como esperado y no llegó a superar el considerable deshielo de 2007. Sin embargo, el volumen perdido este año en el polo norte es, probablemente, el mayor desde que se tienen registros. Así lo han advertido los científicos del Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve (NSIDC) de EEUU en un comunicado.

Los expertos emplean distintos criterios a la hora de valorar la fusión del hielo. Lo habitual, desde que comenzaron los registros por satélite hace casi tres décadas, es que se refieran a la superficie helada que queda tras la temporada de fusión, que finaliza a mediados de septiembre, cuando nuevamente comienza el frío y con él la expansión del hielo. Esta superficie es comparada con la superficie media durante el mismo mes a lo largo de las últimas décadas.

El mayor retroceso de extensión helada se produjo el año pasado, en 2007; un récord histórico que dejó al océano Ártico con 4,28 millones de kilómetros cuadrados a mediados de septiembre. Este verano se batió el segundo récord, con 4,67 millones de kilómetros cuadrados de superficie helada en el mismo mes.

Otros criterios de valoración

Pero también existen otros parámetros importantes a la hora de valorar la magnitud del deshielo: la velocidad, por un lado, y el volumen de pérdida, que se traduce en el grosor del hielo que queda.

Así visto, este año 2008 ha sido especialmente inquietante para los investigadores. Si agosto registró la mayor velocidad conocida de fusión, la extensión de hielo que ha quedado después del verano representa, según los datos preliminares, el menor volumen de la historia de la observación por satélite.

Estos dos hechos están relacionados.
El efecto dominó en el deshielo es imparable y amplificador. Cuanto más hielo se funde, más se acelera el proceso y más volumen se pierde. El motivo es que la capa helada contiene cada vez más hielo joven (delgado y frágil), que con la llegada del calor se derrite con mayor facilidad.


Esto es lo que lleva ocurriendo tres décadas y lo que se acentuó especialmente entre 2007 y este año 2008. Tras la enorme pérdida de superficie helada en el verano de 2007, el hielo recuperado -que fue, por cierto, más cantidad de lo acostumbrado- ha sido en gran parte hielo recién cuajado, o joven, por lo que el pasado agosto se fundió a una velocidad récord.

Según Mark Serreze, experto del NSIDC, los datos de este año no hacen más que confirmar la tendencia negativa en la extensión helada del océano Ártico, y aunque no se haya superado el récord de 2007, el mínimo de este año está un 34% por debajo de la media de septiembre entre 1979 y 2000.

De hecho, los registros de 2008 están tan alejados de la media que la tendencia negativa, calculada hasta ahora por el NSIDC en un 10,7% por década, ha sido rebajado al 11,7% por década.

"Se ha creído que había una cierta recuperación con respecto al año pasado. Pero no ha habido ninguna recuperación", dijo Serreze.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/10/03/ciencia/1223018560.html

domingo, 24 de agosto de 2008

JUSTICIA CLIMÁTICA ¡YA!

Grupos de la sociedad civil de Asia reclaman “Justicia Climática”

Más de 170 activistas reunidos en Bangkok durante el fin de semana criticaron duramente a los gobiernos y las empresas por su fracaso a la hora de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Reclamaron “justicia climática” y “un cambio fundamental en el orden mundial actual” para resolver la crisis climática. Entre los participantes de la conferencia se encontraban pescadores y agricultores, pueblos de los bosques e indígenas, mujeres, jóvenes, trabajadores y activistas no gubernamentales de 31 países.

En un documento de la conferencia, los participantes afirmaron que “lo que entendemos por justicia climática es que la carga de la adaptación a la crisis climática debe correr por cuenta de quienes la generaron, y no por quienes han sido los menos responsables de que ocurra.”

La conferencia hizo notar que la voz de los movimientos sociales y los grupos de la sociedad civil de Asia a propósito del cambio climático se hace oír cada vez con mayor fuerza.

Durante los tres días que duró la conferencia, los participantes expresaron reiteradamente su frustración por la forma en que los gobiernos y las empresas, que hasta ahora han llevado la voz cantante en las discusiones sobre el clima, han evitado ocuparse de las causas primarias del cambio climático que amenaza nuestro planeta.

Luego de más de 30 talleres y debates del plenario, los participantes alcanzaron un consenso en cuanto a su oposición al comercio de carbono y a los sistemas de “compensación” como el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) y el programa de Reducción de Emisiones por Deforestación en los Países en Desarrollo (REDD), que permiten a los contaminadores pagar para evitar la obligación de reducir sus emisiones.

Los participantes también rechazaron los agrocombustibles industrializados, las mega-represas y la energía nuclear, por considerarlas “falsas soluciones” que “simplemente agravarán la crisis climática y acentuarán la injusticia mundial.”

Los participantes insistieron en que una solución posible es que los gobiernos enfrenten el problema del consumo excesivo, tanto en los países desarrollados como entre las élites de los países más pobres.

Se dijo en la conferencia que, mientras los países industrializados son responsables de alrededor del 90% de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero, el 99% de los riesgos que implica el cambio climático son asumidos por los habitantes de los países en desarrollo.

Los participantes concluyeron que “Lidiar con la crisis climática implica, inevitablemente, realizar un cambio fundamental en el orden mundial actual y una transformación completa de las relaciones sociales, económicas, políticas y culturales a escala local, nacional y mundial.”

La conferencia fue organizada por Focus on the Global South, un grupo de investigación política y de defensa de los derechos con sede en la Universidad de Chulalongkorn de Bangkok, junto con otros 24 co-organizadores del mundo entero. La mayoría de los participantes provenía de países asiáticos, pero también hubo representantes de América del Norte, Europa, América Latina y África.
Por más información sobre la conferencia sírvase visitar:
www.focusweb.org/climatechange

AGROCOMBUSTIBLES: LAS POLITICAS DEL HAMBRE



El hambre en el mundo genera cada vez más preocupación en quienes aún no la sufren y más sufrimiento entre quienes la padecen, cuyo número aumenta año tras año. Sin embargo, las políticas elaboradas desde los centros globales del poder no solo poco hacen para resolver el problema, sino que en general lo agravan.

Un ejemplo claro de lo anterior es proporcionado por la promoción de los agrocombustibles. Disfrazados bajo un discurso ecológico (la sustitución de combustibles fósiles que generan el cambio climático) y con el rótulo verde de “bio”combustibles, millones de hectáreas de tierras son asignadas a la produ
cción de alimento ... para automóviles.

Los impactos de esa política en el Sur son graves. Por un lado, porque alimentos básicos como el maíz dejan de ser destinados a la alimentación humana y pasan a ser convertidos en etanol. Por otro lado, porque tierras productoras de alimentos son ocupadas por monocultivos de caña de azúcar o soja para la producción de agrocombustibles. En ambos casos, el resultado es una menor oferta de alimentos, con la consiguiente especulación y encarecimiento.

Por supuesto que los agrocombustibles no son los únicos (ni los primeros) responsables de la suba en el precio de los alimentos. Sin embargo, también es cierto que son un factor más que contribuye a agravar una situación ya de por sí grave, en la que el hambre y la desnutrición aumentan en los países del Sur.

El aumento de precio de los alimentos ya ha resultado en revueltas populares –nacidas de la desesperación- en muchas partes del mundo y también ha dado lugar a fuertes movimientos organizados en favor d
e la soberanía alimentaria.

Sin embargo, hay otro proceso vinculado a la alimentación que aún permanece relativamente invisible y que debe ser incorporado a esa lucha: la destrucción de los bosques.

La expansión de los cultivos para agrocombustibles se realiza en dos escenarios: en tierras agrícolas y en tierras boscosas. Mientras en el primero tiene lugar una sustitución de cultivos alimentarios por cultivos para energía, en el segundo se destruyen bosques para producir agrocombustibles en su lugar (aceite de palma, soja, caña de azúcar).

Este segundo caso –la destrucción de bosques- rara vez es percibido como un impacto sobre la seguridad y soberanía alimentarias de los pueblos, por la sencilla razón de que poca gente está informada acerca de la capacidad productora de alimentos de los bosques. Quienes sí lo saben son los millones de seres humanos que allí habitan, que obtienen del bosque la mayoría de sus medios de supervivencia, entre los que en primer lugar se cuenta la comida. Cada área de bosque que desaparece implica entonces sacarle la comida de la boca a esos pueblos, ya sea por su ocupación por agrocombustibles o por cualquier otro tipo de actividad que resulte en la destrucción del bosque (plantaciones de árboles para celulosa, tala comercial, represas hidroeléctricas, granjas camaroneras, etc.). Se empuja así al hambre a comunidades hasta entonces bien alimentadas a partir de los recursos del bosque.

El hambre –ya sea en zonas boscosas, agrícolas o urbanas- no es un fenómeno inevitable, sino que es el resultado de las mismas políticas e intereses económicos que están en la raíz de otras crisis como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la deforestación, la desaparición y contaminación de fuentes de agua, la destrucción de los suelos y muchas otras. A su vez, todas estas crisis agravan el problema de la falta de acceso a los alimentos por parte de los más desposeídos.


Las mal llamadas políticas de “desarrollo” impulsadas desde hace décadas por organismos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación, la Organización Mundial del Comercio y otras, ya han demostrado hasta el hartazgo ser un total desastre social y ambiental. Lo único que han logrado “desarrollar” son las ganancias de las grandes empresas transnacionales, a expensas del hambre de la gente y la degradación ambiental. El modelo que nos han impuesto se hace pedazos. Es hora de que lo admitan y dejen lugar a las propuestas de los movimientos sociales.

sábado, 14 de junio de 2008

lunes, 9 de junio de 2008

El aumento del nivel del Pacífico podría tragarse el archipiélago de Kiribati

EL PRESIDENTE DEL PAÍS PIDE AYUDA INTERNACIONAL

Muchas familias ya han visto sus casas sumergidas bajo el océano
Se han perdido cosechas y se ha tenido que desplazar a personas

EFE

SIDNEY.- El presidente de Kiribati, Anote Tong, ha pedido a la comunidad internacional que le ayude a reubicar a sus ciudadanos ante la amenaza de desaparición de esta nación del Pacífico Sur debido al aumento del nivel del mar.
Tong ha señalado que comunidades enteras ya han sido desplazadas y que muchas cosechas se han perdido por la subida del niv
el del mar, causada por los efectos del cambio climático.

"Nueva Zelanda ha sido la única nación del mundo que ha respondido afirmativamente a nuestra petición", ha indicado el presidente, quien se encuentra de visita oficial en este país.

Además, reiteró la necesidad de reubicar a la población de Kiribati a medio plazo, ya que "muchas familias ya tienen sus casas sumergidas bajo el mar".

Tong ha pronosticado que, en el peor de los casos, Kiribati será engullido por el mar antes del final de este siglo y todos sus habitantes tendrán que desplazarse a otros países.

Explicó que
en poco tiempo las islas que forman el archipiélago estarán sumergidas, y que ya no se tratará de una cuestión de crecimiento económico, sino de supervivencia humana.

El Gobierno de Nueva Zelanda firmó la pasada semana un acuerdo bilateral con el Ejecutivo de Kiribati por el que dobla sus ayudas en los próximos cinco años, con el fin de combatir los efectos del cambio climático.

Kiribati es un archipiélago de 33 atolones situado en el Pacífico Sur que cuenta con una población de más de 110.000 personas cuya principal actividad económica se concentra en el sector servicios y en la pesca.




domingo, 8 de junio de 2008

REFLEXIÓN SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL.


Sino frenamos la contaminación, y si no se hace nada pronto, va a ser demasiado tarde para tomar medidas para desacelerar el calentamiento global, porque va a llegar a tal grado el calentamiento que ya no va a ver punto de retorno y esto solo va a pasar en las próximas décadas. Se dice que en este siglo la temperatura global de la Tierra va a aumentar de 1 a 6 grados, quizás no parece nada a simple vista. Pero el aumento de grado por grado traerá consecuencias muy drásticas. Cuando la tierra alcance el 3er grado de aumento ya no se va a poder hacer nada, porque el calentamiento se va a tornar incontrolable y provocara la desaparición del Amazonas a causa de enormes incendios que van a ser imposibles de frenar, eso es muy grave porque automáticamente provocara que la temperatura suba 1 o 2 grados más. Y bueno al 4to grado, el nivel del mar subirá a causa del derretimiento de los polos de la Antártida, desapareciendo todos los países con costas, o sea que las costas sudamericanas serán las 1eras seriamente afectadas. Aparte el deshielo en la Antartida hoy ya es una realidad. Esta ocurriendo de una forma mas acelerada de lo que se pronosticaba. El volumen que contienen todas las masas de hielo existentes en el planeta, ¡podrían provocar que el nivel del mar subiera de 60 a 70 m! Va a ver supertormentas nunca antes vistas, enormes catástrofes y esto va a pasar mucho antes de lo que pensamos, quizás hasta lo vivamos nosotros, sino es así serán nuestros hijos. Estas son algunas de las innumerables consecuencias que traerá el cambio climático y de hecho quizás hay muchas otras cosas que ni sabemos, y que ni imaginamos que puedan llegar a suceder. El cambio climático ya lo estamos viviendo. Grandes desastres naturales que antes ocurrían cada décadas, ahora cada vez ocurren mas seguidos. Estos fenómenos cada vez ocurren con más frecuencia e intensidad. El desprendimiento de grandes bloques de hielo esta ocurriendo en los en los polos, masas de hielo gigantes de centenares de km. cuadrados. Si bien el desprendimiento de esos bloques que colapsaran no tendrán un efecto en la elevación del nivel del mar, significa una alerta que algo no anda bien, porque esos desprendimientos de esa naturaleza no son usuales, es a causa del calentamiento global según señalan los científicos. Y que es la zona más afectada por el calentamiento, y la Antartida es la zona que mas a sufrido el aumento de temperatura.

Evidentemente el planeta nos esta diciendo que esta llegando a su limite, y nos esta advirtiendo. Estamos en la era en que tenemos que tener verdaderamente en cuenta el medio ambiente y aprender a sobrevivir a lo que nos vamos a enfrentar, que va a ser una batalla muy dura por la supervivencia, porque no nos vamos a engañar, poco se va a hacer por esta cuestión, o cuando realmente busquemos una solución ya va a ser demasiado tarde .Y los países subdesarrollados van a sufrir mayor impacto. Esto provocara enormes crisis mundiales por las consecuencias económicas y perdidas humanas. Guerras por la escasez de los recursos naturales, y una de los principales causas será por la escasez del agua. Es muy difícil, porque hay que cambiar la mentalidad de las personas, cambiar nuestras maneras de vivir, y eso no es de un día para el otro. Y hay otros intereses de por medio que juegan ,el afán de lucro y de expansión de los países de 1er mundo y los de en vías de desarrollo, que obstaculizan más aun buscar nuevas alternativas de desarrollo que sean ecológicas, una alternativa por ejemplo es la energía solar y la eólica pero también existe otras posibilidades. Por eso es muy difícil cambiar un sistema ya predominante a nivel global que rige nuestra sociedad. De otra manera se puede decir quizás que el gran culpable sea el sistema capitalista, pero hablando de la fase del desarrollo industrial. Las industrias son las que emanan el gran porcentaje de los gases de efecto invernadero que perjudican el medio ambiente. Pero tenemos que pensar que se va a hacer mucho mas por esta causa y que del hombre se convenza que no hay otra si es que queremos nuestra preservación. El hombre es un animal de costumbre por ese lado quizás surja algo de esperanza, pero no contamos con mucho tiempo. Hay que buscar soluciones para prevenir tales predicciones de catástrofes climáticas que no ocurran y no buscar soluciones para enfrentarlas en el día de mañana. Mas vale prevenir que curar encaja muy bien en este tema. Y creo que una cosa es cierta el costo económico sería enormemente mayor si seguimos en la misma rienda, lo que significa reconstruir ciudades desvastadas por desastres naturales que de hecho ocurre pero se convertirá en algo mas común y con mas poder destructivo, las posibles enfermedades nuevas que pueden aparecer, la escasez de ciertas recursos haría que estos fueron de altísimo costos para conseguirlos, y esto es muy claro, no todos podrán acceder a ellos, serán muy pocos, habrá guerras por los mismos, y bueno a causa del aumento del nivel del mar, los países de menos recursos no se podrán salvar. Y los países mas ricos buscaran soluciones para construir, barreras bloques especies de muros gigantes para evitar que queden bajo agua. Lo que es una injusticia porque quizás unos pocos se puedan salvar, los que tienen mas recursos y son mas poderosos, que a su vez son los que mas contaminan. ¿Sé imaginan lo que podría llegar a ser el costo económico? serian cifras astronómicas, pero lo mas importante sin duda es el costo humano que esto provocara. Sin duda que en esto la educación va a ser clave, desde los institutos y los hogares. Es la hora de saber realmente y actuar. Ya no se puede seguir ignorando, detalles mas detalles menos, el cambio climático es una realidad y se debe en gran parte a la acción del hombre, de eso no tengo ninguna duda. Yo creo que el clima sufre cambios naturales pero pienso que el hombre ha acelerado ese proceso. Pero aparte pensemos esto, ¿qué es lo que les dejamos a los que vienen a las generaciones futuras y al resto de los seres vivos? Hay gente que piense que quizás esto pueda suceder, pero le restan importancia porque piensan que no les va a tocar en sus vidas o que va pasar en mucho tiempo, pero como dije antes ,con los que vendrán que? Sufrirán las consecuencias de lo que hicieron sus antecesores. A continuación voy a decir mas en detalle lo que puede provocar el aumento de grado por grado según Mark Lynas en un libro que escribió titulado “Six degrees” (seis grados).
Un grado más: se acabaría el hielo del Ártico. Lynas plantea la desaparición del hielo del Ártico durante medio año si la temperatura sube solo un grado centígrado más. Además, las mareas podrían sumergir todas las viviendas de la costa de la Bahía de Bengala, entre Birmania e India, donde habitan más de un millón de personas. Habría huracanes en el Atlántico Sur, sequías severas en el oeste de Estados Unidos donde se ubican ciudades como San Diego, San Francisco, Las Vegas y Los Ángeles y se verían cambios inesperados en la agricultura de Inglaterra, donde hay más de 400 viñedos.
Más 2 grados: se acabarían las barreras de coral. Se aceleraría el derretimiento de los glaciares de Groenlandia. Del glaciar Jakobshavn se desprenderían porciones de hielo que si se derritieran serían suficientes para abastecer con agua potable a todos los habitantes de Nueva York por un año. La extinción de los osos polares no tendría vuelta atrás y los insectos podrían comenzar a migrar a muchas regiones que se han vuelto más templadas, un hecho que ya es evidente en regiones de Brasil, Venezuela y Colombia. La isla-nación de Tuvalu, en el Pacífico sur, podría quedar sumergida por las mareas y las barreras de coral desaparecerían, porque no resistirían el aumento de la temperatura del agua.
Más 3 grados: la amenaza caería sobre la selva del Amazonas La nieve de los Alpes se acabaría y las olas de calor serían lo normal en el Mediterráneo y en la mitad de Europa central. Los huracanes de categoría 6, peores que ‘Katrina’, serían más frecuentes y la selva del Amazonas podría desaparecer por la proliferación de incendios.
Más 4 grados: desaparecerían Venecia y parte de Egipto. El derretimiento de los glaciares del Himalaya, que alimentan el río Ganges, se produciría antes del 2035. La inundaciones serían frecuentes. Además, sin nieve que produzca agua, habría hambrunas. El norte de Canadá se convertiría en la zona agrícola más prolífica del planeta y los hielos del oeste de la Antártida podrían colapsar elevando el nivel del mar hasta la destrucción de zonas costeras de América Latina. También se inundaría por completo Venecia (Italia) y zonas de Egipto y Bangladesh.
Más 5 grados: no habría agua para Los Ángeles, El Cairo, Lima o Bombay. Ante un escenario de este tipo, la guerra por el líquido sería inminente, una situación que muchos de los expertos del mundo han anunciado.
Más 6 grados: nos devolveríamos al periodo Cretácico. Por falta de nutrientes, y ante la extinción de más del 70 por ciento de las especies, el océano se vería azul brillante. Los desiertos avanzarían sobre los continentes. Los desastres serían asunto de todos los días y muchas de las principales ciudades del mundo, como Nueva York, estarían bajo el agua. El mundo podría parecerse al período Cretácico, 144 millones de años atrás, en el que solamente un 18 por ciento de la superficie de la Tierra estaba sobre el nivel de las aguas, cifra que hoy se acerca al 30 por ciento.
Yo estoy convencido y creo firmemente en esto. Además creo que este siglo va ser clave porque va a marcar el rumbo de la humanidad. Creo que estamos en el momento justo de cambiar o condenarnos a la extinción. Aclaro que acepto y respeto a las personas que no estén de acuerdo, solamente expreso mi pensamiento. Esto simplemente va dirigido para informar y concientizar. Yo se que esto no hace mucho, que realmente lo que provocara cambios es la acción, pero la información es muy importante también, la concientización es el 1er paso. Desde luego que quiero aportar con algo mas pero hasta el momento no se como.
Yo en este momento estoy terminando secundario. Después quiero hacer meteorología para luego hacer licenciatura en ciencias atmosféricas. Porque estoy interesado en estudiar el comportamiento y variabilidad del clima y por la tanto las consecuencias que trae y puede traer el cambio climático. Si alguien quiere comunicarse conmigo , o si me pueden aconsejar todas las opciones que tengo para estudiar además de ciencias atmosféricas, mi correo es: locomotiv313@hotmail.com
Desde ya doy muchas gracias a este blog por darme la posibilidad de dejar este mensaje y a tantos otros. Aprovecho a comunicarme a través de estos blogs que tratan sobre el tema del cambio climático o calentamiento global porque la gente que los visitan es mas probable que se interesen por este tema.
Muchísimas gracias. Un gran saludo

miércoles, 4 de junio de 2008

El 40% de la humanidad está amenazada por desastres costeros.

HAMILTON (CANADÁ).- La rápida destrucción de las costas que vive en un margen de 50 kilómetros de distancia de la línea costera, según advierte la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un informe dado a conocer en Hamilton, Canadá.

El estudio detalla una larga lista de causas para el fenómeno, entre las que se cuentan la pesca y el uso de abonos descontrolados, la mala planificación en la construcción turística, el vertido de aguas residuales o la violación de zonas protegidas.

"Los ecosistemas clave (bahías, desembocaduras fluviales, arrecifes, manglares y zonas húmedas del interior) han sufrido en los últimos 50 años de forma dramática", criticó el experto Zafar Adeel, quien preside la red internacional para Agua, Medio Ambiente y Salud de la Universidad de Naciones Unidas.

Según el estudio, un 91% de las costas de todo el mundo se verán afectadas hasta el año 2050 por algún tipo de problema. Las zonas marítimas protegidas suelen quedarse en una formalidad que sólo se da sobre el papel, denuncian los autores, porque las autoridades no se emplean para proteger su correcta aplicación.
A pesar de todo, existen ejemplos de una gestión razonable de regiones costeras y de reservas de pesca. También se ha demostrado que determinados tipos de contaminación del agua han experimentado un retroceso en los últimos años.

domingo, 11 de mayo de 2008

EXTREMADURA TIENE DERECHO A CONTAMINAR MÁS

¿En qué lugar deja este argumento a nuestra región? Los cielos extremeños deben de emitir más CO2, según el responsable de Medio ambiente (y de energía y de industria,…) de la Junta de Extremadura. Se trata exactamente del mismo discurso de países como China, Georgia, Libia o Lituania que apelan a su derecho a seguir contaminando para no ver comprometido su desarrollo económico. En el polo opuesto que la mayoría de los países del primer mundo que, al menos en el campo teórico, comienzan a aceptar lo que la comunidad científica en bloque ya ha sentenciado: Seguir contaminando, a medio plazo tendrá un coste – no sólo ambiental, sino económico y social- mucho mayor que dejar de hacerlo. En lo que podría calificarse como un sorprendente lapsus bipolar, Zapatero proclama reiteradamente que nuestro país asumirá la lucha contra el cambio climático como el mayor reto al que se ha enfrentado la humanidad en la historia contemporánea, pero cuando pisa Extremadura se permite el lujo de apoyar explícitamente la construcción de una nueva refinería de crudo. Del mismo modo que el PSOE aboga a nivel nacional por una apuesta firme en la lucha contra el cambio climático y por una reducción de nuestra insostenible dependencia de los combustibles fósiles; pero desde el mismo partido, en Extremadura, no se duda en defender denodadamente un proyecto petrolero en el que, además, se prevén invertir ingentes sumas de dinero público. El colmo del paroxismo lo alcanza el ex presidente Ibarra al afirmar públicamente que “del cambio climático ese, todos hablan, pero nunca llega”. El que dicho cambio llega, es un dato científico – y por tanto, que ha de mantenerse al margen de la demagogia tabernaria- y el que Extremadura será una de las regiones europeas más afectadas, otro. Pretender, por tanto, presentar la lucha contra el calentamiento global como una insidiosa traba coyuntural para el desarrollo de nuestra región es tan inmoral como intentar puentear dicha lucha con la excusa de que, al contaminar menos que otros, tenemos derecho a seguir haciéndolo y en mayor medida.

Quienes esgrimen este tercermundista argumento son precisamente quienes aseguran que cualquier proyecto que respete la legislación tiene cabida en Extremadura, dándonos a entender que, por lo tanto, no existen políticas, planes o programas destinados a encauzar de una u otra forma el desarrollo de nuestra región, sino simplemente un código legal y una normativa. También son quienes repiten con su cansino estribillo, que las elecciones locales, autonómicas y locales fueron un referéndum sobre la refinería de crudo pesado, sin considerar que para que existiese tal referéndum habrían de existir primero información y después debate; Y, precisamente, si en algo se ha entregado a fondo la maquinaria de la administración extremeña en los últimos años es en procurar que ambos brillen por su ausencia. Y ellos son quienes defienden que para impulsar la economía extremeña son precisas este tipo de apuestas suicidas, como si la exigua industrialización y comercialización de nuestros recursos – los que realmente aportan el valor añadido de estos- hubiese tocado techo.

Pero afortunadamente, y pese al cambio climático ese que nunca llega, son numerosos los nubarrones que se ciernen sobre el proyecto de refinería de petróleo que, según afirmaban ufanos sus promotores políticos y empresariales durante la presentación, estaría funcionando para el 2007 ó el 2008. Numerosos nubarrones y numerosas preguntas de cuya respuesta depende en gran medida el que se materialice o no.

¿Están en condiciones las autoridades sanitarias que han de velar por nuestra salud, de garantizar la salubridad del entorno donde se instale una refinería de crudos? (De ser así, disponen de medios de los que no disponen las autoridades de los entornos del resto de refinerías españolas, regidas por las mismas leyes que regularían la refinería de Gallardo).
Del mismo modo ¿Alguien puede garantizar que las producciones agrarias así como la imagen de los productos de calidad elaborados en la zona, no se verán afectados?


¿Soportaría el ya intensamente explotado Guadiana el consumo de agua y los vertidos de una industria petroquímica de este tipo? ¿No tendrán nada que decir a tal respecto nuestros vecinos lusos?
¿Es compatible la conservación de los espacios naturales protegidos andaluces, como la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, con el trazado de un oleoducto y un poliducto sesgando y poniendo en peligro por contaminación y derrames sus enclaves más valiosos?
¿Los pueblos de Huelva y Sevilla tienen que permitir que se les obligue a convivir con estas infraestructuras, que no les aportarán absolutamente nada positivo?
¿El entorno del Parque Nacional de Doñana puede soportar el tráfico de 78 petroleros de la capacidad del Prestige al año?
¿Es el petróleo un recurso fiable, perdurable, asequible y predecible como para depositar sobre él una parte importante del desarrollo económico extremeño?
¿Merece que entreguemos el cheque en blanco de nuestra salud, de nuestra calidad de vida y de nuestra economía tradicional a un empresario cuyo currículum, como se demuestra un día sí y otro también, es cuando menos disuasorio – por definirlo de forma sutil-? ¿Serían eficaces e imparciales las autoridades competentes a la hora de garantizar el cumplimiento de la legislación ambiental – la Junta de Extremadura- a la hora de vigilar a Gallardo, o actuarían como lo han hecho hasta hoy?
¿Es la conciencia y la percepción social acerca de la trascendencia del calentamiento global y de lo acuciante de las medidas a tomar, igual que la que existía hace casi cuatro años, cuando se presentó el proyecto?
¿Es compatible, en definitiva, la loable intención de patrocinar a nivel nacional e internacional la inaplazable misión de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que en Extremadura se defiende, se impulsa y se favorece la construcción de una nueva refinería de crudos pesados?

Pretender argumentar a favor de la instalación de una refinería de crudos pesados en Extremadura, sobre todo si se hace esgrimiendo una bandera progresista, requiere envidiables dotes de funambulismo. Por ello, quienes defienden lo indefendible con argumentos de taberna y reivindican para Extremadura el modelo económico de países subdesarrollados, no poseen un discurso a la altura de las circunstancias. Máxime, cuando desde unas mismas siglas se apuesta por modelos de desarrollo completamente antagónicos, dependiendo si el micrófono está en Extremadura o fuera de ella.
Por todo ello, desde la Plataforma Ciudadana Refinería No, consideraríamos merecedora de toda sospecha y viciada cualquier autorización o concesión que se diese a un proyecto con las características de Refinería Balboa
.

Pedro Vicente Sánchez
Plataforma Ciudadana Refinería No